Clysa

Una antigua herrería reconvertida en hogar

Barcelona

Esta cocina es una oda a la vida familiar, donde lo antiguo y lo nuevo convergen en una atmósfera de belleza atemporal.

Una antigua herrería reconvertida en hogar familiar

Barcelona

En el corazón de Barcelona, un antiguo taller de herrería ha experimentado una metamorfosis extraordinaria transformando su espacio original, donde alguna vez resonó el sonido de maquinaria y herramientas, en una vibrante vivienda familiar.

La esencia de aquel lugar de trabajo ha sido cuidadosamente preservada, dando paso a una nueva identidad que, hoy en día, celebra su pasado mientras mira hacia el futuro.

En este nuevo hogar encontramos elementos restaurados de la construcción inicial, como los techos de gran altura con volta catalana o las cerchas metálicas a la vista, tanto en la zona interior como exterior de la vivienda.

La reforma arquitectónica, llevada a cabo por el arquitecto Juli Pérez-Catalá, preserva también la amplitud de los espacios y los explota al máximo abriendo sendos patios de iluminación y ventilación en el edificio, dotando así a la vivienda de un luminoso patio interior con jardín a la altura de la zona de día.

Como epicentro de la vida familiar encontramos la cocina de concepto abierto. Una prueba viviente más de esta exquisita fusión entre lo antiguo y lo contemporáneo.

Al adentrarnos en el espacio culinario, al que hemos dado vida con mobiliario de cocina de la firma Santos, las tonalidades blancas y la madera de olmo nos reciben con los brazos abiertos. Una magistral combinación de acabados que transmite amplitud, luminosidad, y esa acogedora calidez que la madera es capaz de aportar a cualquier estancia.

La distribución ha sido estratégicamente diseñada para exprimir cada centímetro disponible, ofreciendo generosos espacios de almacenaje y una espectacular isla central que se erige como el corazón de la cocina.

Esta isla proporciona a sus propietarios una amplia superficie de trabajo donde la creatividad culinaria puede florecer sin obstáculos, prolongándose mediante una gran mesa anexa para recibir a amigos, familiares e invitados.

En resumen, la cocina de esta antigua herrería reimaginada en Barcelona trasciende su función utilitaria para convertirse en un paraíso de reunión. El corazón palpitante de un hogar, donde el pasado y el presente se entrelazan para crear un futuro lleno de nuevas vivencias.

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Cocina y Estlismo Clysa

Arquitectura Juli Pérez-Catalá

FOTOGRAFÍAS
Kris Moya Studio